Cuando la mar curte la vida y en la tierra se siembra la esperanza, la supervivencia del ser humano aflora con honestidad y dedicación. Hombres y mujeres humildes que cuidan el sustento diario con esmero para que la generosidad y la fertilidad de la naturaleza perdure en el tiempo como herencia para generaciones futuras.
Las manos de los hombre y las mujeres trenzan entre sus dedos una historia, un puente de mimbre y soga... y de caña... y de memoria. Estas manos fueron fuente de muchas alegrías..., fueron realizadoras de ideas, creadoras de maravillosas artesanías. Con ellas modelaron la vida y el barro, hicieron tallas en madera… Con ellas fraguaron el hierro, cosieron heridas, redes y rosas, trabajaron el cuero y la piedra. Con sus manos consiguieron el alimento de la mar; el pescado, la sal… Con ellas esparcieron semillas y regaron y araron la tierra seca. Juntando sus manos rogaron por el agua… y honraron a la tierra con su sudor, levantando juntos la cosecha. Las manos de los hombres y mujeres de Canarias son manos creadoras, hacen del ayer el mañana y del mañana el ahora.

Image-empty-state.png

GALERÍA MULTIMEDIA

1/0