ISA DEL REGRESO
Con esta pieza comienza la puesta en escena de Tarasca. Se trata de una composición  basada en la isa de Tenerife. Habla sobre la migración, sobre las largas esperas por las personas que han tenido que partir en busca del sustento y el consecuente olvido…, pero también habla de la esperanza del reencuentro. Para interpretarla, los percusionistas hacen uso de unas puertas de madera como instrumento de percusión. Con uno de sus puños golpean la puerta y con el otro hacen sonar una aldaba de bronce fundido, réplica de una encontrada en una casa colonial de San Cristóbal de La Laguna.


ROSETERA
Es una composición inspirada en el baile del flaire de la isla de El Hierro. Las rosas o rosetas son un tipo de encaje de aguja que tiene su origen en las labores de deshilado en zonas costeras del Mediterráneo, así como en Astorga, Salamanca o Extremadura. Esta labor se trabaja también en Tenerife y es ya una de sus señas de identidad, pues fue una de las prácticas de este tipo más importantes de la isla. Las roseteras, que es como se conoce a las artesanas que desarrollan esta labor, adquirían este conocimiento a través de la transmisión de generación en generación, casi siempre por línea materna, de madres a hijas.


MADRE
Esta pieza se inspira en la malagueña de Tenerife. La dulzura con la que se interpreta este género en Canarias se mezcla en Tarasca con tintes brasileños. Tradicionalmente, en Tenerife, la malagueña se ha convertido en un canto emotivo y desgarrador que expresa la tristeza por el fallecimiento de un ser querido; habitualmente las letras describen el dolor que ocasiona la pérdida de una madre. En nuestro espectáculo abrimos y cerramos la canción con el sonido de dos campanas de bronce, tañendo en directo el llamado toque a muerto.


MUJERES
Esta composición se inspira en Solita y sola, una versión infantil del popular sorondongo también conocido como la jeringonza en la isla de Fuerteventura. Se trata de una versión en la que se enaltece la figura de la mujer en el desempeño del quehacer cotidiano y también la importancia del legado y la sabiduría que generacionalmente ha sabido transmitir hasta nuestros días: la flor que es hoy proviene de una semilla que fue ayer sembrada.


LA TIERRA QUE SUENA
Esta pieza es un canto a los hombres y mujeres que se dejan la piel en las labores del campo. Para interpretarla, nos hemos valido de una serie de aperos de labranza que hemos convertido en instrumentos musicales. Txalapartas construidas a partir de un antiguo trillo, birimbaos gigantes que se alzan en dos enormes arados canarios, azadas que se vuelven campanas de metal, un antiguo yunque de herrero… Piedras y maderas son el soporte musical sobre el cual los solistas cantan su arenga y enaltecen esta labor.


TARASCA
Esta composición inspirada en las seguidillas de Gran Canaria es la que da nombre a nuestro espectáculo. En algunas zonas de Tenerife, se denomina tarasca a una tijera de madera de grandes dimensiones que se utiliza para coger higos picos, fruto de las tuneras, cuya piel está cubierta de numerosas espinas de gran dureza. En nuestro espectáculo lo utilizamos como instrumento musical de percusión, pues emite un sonido medioso de gran presión sonora al cerrar enérgicamente estas peculiares tijeras, similar al de las castañuelas.


MAZURCA DEL CAMPESINO
Esta composición musical se inspira en la mazurca tradicional de la isla de El Hierro. Fue creada por la compañía Pieles durante el confinamiento de 2020 como un homenaje a todas las personas que tienen una relación íntima con la tierra, con el vientre, con la madre. El fruto es la bendición, es el milagro de la creación… Nosotros somos la semilla y nuestro reto es aprender a sentir que formamos parte de un todo. 


MALANGO
Se trata de una composición que aúna el pulso enérgico y latente del tango argentino con la fuerza emocional de la malagueña de los novios de Fuerteventura, una de las malagueñas más vivas y más cercanas al fandango andaluz que existe en Canarias. La canción habla de la necesidad de decir…, de comunicarnos…, de lo importante que es expresar nuestras querencias y deseos y de cómo se abre un abanico de posibilidades y nuevas veredas una vez que lo hacemos.


SEGUIDILLAS ME PIDES
Esta pieza se inspira en las seguidillas y saltonas de la isla de Tenerife. Esta pieza es interpretada con una guitarra barquera, guitarra de menor tamaño que una clásica construida para poder llevarla en los barcos de pesca. Entre otros instrumentos, se hace uso de otro elemento de labranza, el belgo, que imita el sonido de una huesera al ser tocado con una castañeta. Los solistas interpretan las saltonas mientras hacen una adaptación del baile tradicional.


TANGARASTE
Esta composición es una mezcla del tanganillo y el tajaraste de Tenerife. Su letra habla de los aromas, soniquetes y rumores que recorren las calles en tiempos de fiesta y cómo estos elementos llenan de alegría los corazones. Para interpretar Tangaraste hemos construido un carillón de cencerros dispuestos sobre un antiguo yugo, el cual es tocado a modo de vibráfono muy rudimentario por uno de los percusionistas de la compañía.


ME RECLAMA EL MAR
Composición original que trata de la relación de las personas con su entorno en la búsqueda de alimento. La sequía y la abrupta orografía de algunas zonas de Canarias son un verdadero desafío para el desarrollo de la agricultura, por lo que los hombres y las mujeres del archipiélago se vieron obligados a extraer el sustento de la mar. Uno de los instrumentos usados para la interpretación de esta pieza es una serie de remos dispuestos verticalmente que son golpeados por unos maderos con forma de toletes.


ESTE MAR
Construida sobre un patrón rítmico irregular, esta composición propia habla de la partida, de la pérdida y de la espera… Para su interpretación, los percusionistas de la compañía usan un metalófono construido a partir de un antiguo pico de hierro fundido y unas viejas barricas de roble convertidas en poderosos tambores.


SI NO DA LA TIERRA
Para esta composición, inspirada en las seguidillas manchegas de Tenerife, hemos convertido los patrones del merengue y del pambiche —dos ritmos de cuatro partes originarios de la República Dominicana— en ritmos ternarios. Uno de los elementos destacable es la fabricación de una tambora dominicana a partir de una pequeña barrica de roble junto a un güiro fabricado con una antigua huronera de madera y latón.


BARQUERA
Esta composición se ha construido a partir de unos aires de lima de Valsequillo, de la isla a de Gran Canaria. Para para crear el patrón rítmico sobre el que se desarrolla la canción, se golpea con las palmas de las manos el agua que contienen unos hermosos recipientes transparentes. Sobre esta poética imagen, extraída de una peculiar forma de hacer música en Vanuatu —un país insular localizado en el Pacífico Sur—, una vez más hacemos apología del duro trabajo que se desarrolla en torno a las profesiones relacionadas con la mar.


VIVO
Esta pieza está inspirada en el baile del vivo y en el baile del santo, ambos de la isla de El Hierro. Hemos mezclado diversos tambores canarios con ritmos provenientes del folclore canario e ibérico que, por su similitud en la forma de tañer el instrumento, se adaptan perfectamente a nuestra propuesta. Además, en esta ocasión hemos construido un instrumento de lengüetas a partir de una antigua boya de metal, que produce la base armónica desde donde se construyó la canción que da fin a nuestro espectáculo.

ISA DEL REGRESO
Con esta pieza comienza la puesta en escena de Tarasca. Se trata de una composición basada en la isa de Tenerife. Habla sobre la migración, sobre las largas esperas por las personas que han tenido que partir en busca del sustento y el consecuente olvido…, pero también habla de la esperanza del reencuentro. Para interpretarla, los percusionistas hacen uso de unas puertas de madera como instrumento de percusión. Con uno de sus puños golpean la puerta y con el otro hacen sonar una aldaba de bronce fundido, réplica de una encontrada en una casa colonial de San Cristóbal de La Laguna.


ROSETERA
Es una composición inspirada en el baile del flaire de la isla de El Hierro. Las rosas o rosetas son un tipo de encaje de aguja que tiene su origen en las labores de deshilado en zonas costeras del Mediterráneo, así como en Astorga, Salamanca o Extremadura. Esta labor se trabaja también en Tenerife y es ya una de sus señas de identidad, pues fue una de las prácticas de este tipo más importantes de la isla. Las roseteras, que es como se conoce a las artesanas que desarrollan esta labor, adquirían este conocimiento a través de la transmisión de generación en generación, casi siempre por línea materna, de madres a hijas.


MADRE
Esta pieza se inspira en la malagueña de Tenerife. La dulzura con la que se interpreta este género en Canarias se mezcla en Tarasca con tintes brasileños. Tradicionalmente, en Tenerife, la malagueña se ha convertido en un canto emotivo y desgarrador que expresa la tristeza por el fallecimiento de un ser querido; habitualmente las letras describen el dolor que ocasiona la pérdida de una madre. En nuestro espectáculo abrimos y cerramos la canción con el sonido de dos campanas de bronce, tañendo en directo el llamado toque a muerto.


MUJERES
Esta composición se inspira en Solita y sola, una versión infantil del popular sorondongo también conocido como la jeringonza en la isla de Fuerteventura. Se trata de una versión en la que se enaltece la figura de la mujer en el desempeño del quehacer cotidiano y también la importancia del legado y la sabiduría que generacionalmente ha sabido transmitir hasta nuestros días: la flor que es hoy proviene de una semilla que fue ayer sembrada.


LA TIERRA QUE SUENA
Esta pieza es un canto a los hombres y mujeres que se dejan la piel en las labores del campo. Para interpretarla, nos hemos valido de una serie de aperos de labranza que hemos convertido en instrumentos musicales. Txalapartas construidas a partir de un antiguo trillo, birimbaos gigantes que se alzan en dos enormes arados canarios, azadas que se vuelven campanas de metal, un antiguo yunque de herrero… Piedras y maderas son el soporte musical sobre el cual los solistas cantan su arenga y enaltecen esta labor.


TARASCA
Esta composición inspirada en las seguidillas de Gran Canaria es la que da nombre a nuestro espectáculo. En algunas zonas de Tenerife, se denomina tarasca a una tijera de madera de grandes dimensiones que se utiliza para coger higos picos, fruto de las tuneras, cuya piel está cubierta de numerosas espinas de gran dureza. En nuestro espectáculo lo utilizamos como instrumento musical de percusión, pues emite un sonido medioso de gran presión sonora al cerrar enérgicamente estas peculiares tijeras, similar al de las castañuelas.


MAZURCA DEL CAMPESINO
Esta composición musical se inspira en la mazurca tradicional de la isla de El Hierro. Fue creada por la compañía Pieles durante el confinamiento de 2020 como un homenaje a todas las personas que tienen una relación íntima con la tierra, con el vientre, con la madre. El fruto es la bendición, es el milagro de la creación… Nosotros somos la semilla y nuestro reto es aprender a sentir que formamos parte de un todo.


MALANGO
Se trata de una composición que aúna el pulso enérgico y latente del tango argentino con la fuerza emocional de la malagueña de los novios de Fuerteventura, una de las malagueñas más vivas y más cercanas al fandango andaluz que existe en Canarias. La canción habla de la necesidad de decir…, de comunicarnos…, de lo importante que es expresar nuestras querencias y deseos y de cómo se abre un abanico de posibilidades y nuevas veredas una vez que lo hacemos.


SEGUIDILLAS ME PIDES
Esta pieza se inspira en las seguidillas y saltonas de la isla de Tenerife. Esta pieza es interpretada con una guitarra barquera, guitarra de menor tamaño que una clásica construida para poder llevarla en los barcos de pesca. Entre otros instrumentos, se hace uso de otro elemento de labranza, el belgo, que imita el sonido de una huesera al ser tocado con una castañeta. Los solistas interpretan las saltonas mientras hacen una adaptación del baile tradicional.


TANGARASTE
Esta composición es una mezcla del tanganillo y el tajaraste de Tenerife. Su letra habla de los aromas, soniquetes y rumores que recorren las calles en tiempos de fiesta y cómo estos elementos llenan de alegría los corazones. Para interpretar Tangaraste hemos construido un carillón de cencerros dispuestos sobre un antiguo yugo, el cual es tocado a modo de vibráfono muy rudimentario por uno de los percusionistas de la compañía.


ME RECLAMA EL MAR
Composición original que trata de la relación de las personas con su entorno en la búsqueda de alimento. La sequía y la abrupta orografía de algunas zonas de Canarias son un verdadero desafío para el desarrollo de la agricultura, por lo que los hombres y las mujeres del archipiélago se vieron obligados a extraer el sustento de la mar. Uno de los instrumentos usados para la interpretación de esta pieza es una serie de remos dispuestos verticalmente que son golpeados por unos maderos con forma de toletes.


ESTE MAR
Construida sobre un patrón rítmico irregular, esta composición propia habla de la partida, de la pérdida y de la espera… Para su interpretación, los percusionistas de la compañía usan un metalófono construido a partir de un antiguo pico de hierro fundido y unas viejas barricas de roble convertidas en poderosos tambores.


SI NO DA LA TIERRA
Para esta composición, inspirada en las seguidillas manchegas de Tenerife, hemos convertido los patrones del merengue y del pambiche —dos ritmos de cuatro partes originarios de la República Dominicana— en ritmos ternarios. Uno de los elementos destacable es la fabricación de una tambora dominicana a partir de una pequeña barrica de roble junto a un güiro fabricado con una antigua huronera de madera y latón.


BARQUERA
Esta composición se ha construido a partir de unos aires de lima de Valsequillo, de la isla a de Gran Canaria. Para para crear el patrón rítmico sobre el que se desarrolla la canción, se golpea con las palmas de las manos el agua que contienen unos hermosos recipientes transparentes. Sobre esta poética imagen, extraída de una peculiar forma de hacer música en Vanuatu —un país insular localizado en el Pacífico Sur—, una vez más hacemos apología del duro trabajo que se desarrolla en torno a las profesiones relacionadas con la mar.


VIVO
Esta pieza está inspirada en el baile del vivo y en el baile del santo, ambos de la isla de El Hierro. Hemos mezclado diversos tambores canarios con ritmos provenientes del folclore canario e ibérico que, por su similitud en la forma de tañer el instrumento, se adaptan perfectamente a nuestra propuesta. Además, en esta ocasión hemos construido un instrumento de lengüetas a partir de una antigua boya de metal, que produce la base armónica desde donde se construyó la canción que da fin a nuestro espectáculo.